Estocolmo Fashion Week

Una experiencia de estilo escandinavo.

Lunes 11.00 am y ya se siente el entusiasmo en las calles de Estocolmo, específicamente a las afueras de Berns, el lugar elegido para comenzar el Fashion Week que desde 1863 abre sus puertas al mundo cosmopolita de una manera sofisticada y por supuesto no exenta de extravagantes y vanguardistas mezclas.

Aquí estoy, ad portas a uno de los shows de mayor renombre en la industria de la moda cuya capital escandinava es nada menos que Estocolmo. Sí, estar en el momento correcto en el lugar correcto…y bueno, con un poco de suerte también ya que poder ser parte del “guest list” no es cosa menor. Yei.

La emoción del show se siente antes de entrar, los fotógrafos retratan enérgicos los mejores looks, las It Girls suecas posan con sus mejores outfits, se siente el amor por la moda, mejor aún, por el estilo, por cultivar un sello más allá de la tendencia. Por eso se aprecian no pocos ítems vintage de segunda mano, que con gracia, creatividad y buen gusto se combinan con otros de diseñador, logrando un equilibrio que exuda estilo. No hay ninguno igual que el otro, si bien comparten (en ciertos casos) algunas tendencias generales como buenos fashionistas, acá la originalidad es regla y signo de admiración. Originalidad dentro de un marco de amor por la moda, la buena moda. Veneran piezas únicas, de diseñadores emergentes, combinaciones singulares, armónicas y con una pequeña pizca de locura, sí pequeña, si algo he aprendido este tiempo en el país nórdico es que la moderación y asertividad son muy importantes y el Fashion Show es uno de los selectos momentos para volverse un poco más loco y ser más original dentro de sus standars.

Como Asesora de Imagen & Personal Shopper mi ojo no para, ya son 2 semanas en esta increíble ciudad cuyas calles son una constante pasarela, que mezcla sobriedad, sencillez, belleza y estilo (un clásico escandinavo), pero el Fashion Show es un punto aparte, es un festín visual. La paleta cromática nórdica es principalmente discreta; azul navy, negro, gris en todos sus tonos, blanco, beige y nude, pero este evento de culto a la moda logra un efecto de colorida alegría en sus asistentes, cosa bastante poco común en estas épocas de invierno profundo en que la gente guarda estas paletas más festivas para el Verano/ Primavera.

Es hora de entrar, la atmósfera dentro es hipnótica y sofisticada, lámparas de cristal gigantescas cuelgan de un techo alto, luz baja, sillas dispuestas, música, una pasarela blanca se impone protagonista, el lugar es de tamaño mediano, somos un grupo relativamente reducido, perfecto.

Así que aquí estoy, ya sentada y lista para el desfile de VALERIE una marca local de High Fashion. Su diseñadora Valerie Aflalo de origen sueco-francés es reconocida por hacer justicia a sus raíces; logra combinar con talento el diseño escandinavo con el lujo francés.

El lugar queda en silencio cuando la pasarela se ilumina, la música aumenta el volumen. Empieza el desfile de Valerie AW17 (Autumn-Winter 2017). La colección se despliega enérgica.

¿Su inspiración?

Una atmósfera que carga misterio y fuerza donde la mujer se mueve empoderada. Se aprecian aires ochenteros, con focos de atención en los hombros y la silueta clásica de esa época: el overall o enterito. Vestidos largos, transparencias, flecos, texturas metalizadas y brillantes de aires vintage resurgen con un chispeante glamour. Maxi lazos típicos de los 80’s enmarcan las cinturas.

Colores & Texturas

Rojo, durazno mate, brandy, rosa, metálico, multidisco, dorado, verde agua, celeste con brillos.

Una paleta principalmente cálida, refrescante de ver en Suecia que tiende más a los colores fríos.

Una colección genial, sus propuestas acogen un look más cercano, femenino, lejos de las exageradas formas o cortes que sólo se ven bien en la portada de una revista y no en el cuerpo de una mujer en su día a día.

Acá hay looks para deslumbrar, para llevar con seguridad y fuerza.

De Norte a Sur.

The Chic, The It & The In.

colibri png.png
Buscar por tags